Bernardo Gutiérrez Parra
Han pasado poco más de 740 días desde que Morena arrasó en las elecciones. Su fuerza fue tal que si se en efecto y como lo dijo López Obrador, alguien hubiera postulado a una vaca para cualquier puesto de elección popular de gobernador para abajo, el cuadrúpedo habría ganado.

Pero en poco más de dos años el partido ha visto disminuir sus expectativas casi en la misma proporción en que las generó, porque sus gobernadores, senadores, diputados y alcaldes han resultado un fiasco en el ejercicio de sus funciones.

¿Qué hacer con un partido devaluado pero que detenta el poder, cuando en once meses habrá elecciones?

Fraude, no queda de otra.

Aprovechando que son mayoría en varios Congresos estatales, los morenos se han dado a la tarea de “reformar” a su conveniencia la Constitución de sus entidades. Y Veracruz no es la excepción.

Una de esas “reformas” tiene que ver con la desaparición de los Consejos Electorales Municipales lo que vendrá siendo la sartén donde se cocine el mega fraude del 2021.

Me explico.

Cada que hay elecciones tu voto se cuenta en el municipio donde sufragaste y una vez contado, el paquete electoral se envía al Consejo Electoral Distrital. Pero antes de que el paquete viaje tu ya supiste quién ganó y quién perdió en tu municipio.

Con esta “reforma”, los votos serán contados en los Consejos Electorales Distritales. Es decir, toda la paquetería electoral con los votos sin contar, las actas sin cotejar y las firmas de los funcionarios de casilla que no sabrán lo que firmaron, será revisada y avalada lejos del lugar donde sufragaste.

Va un ejemplo: Pánuco es el distrito electoral 1 y tiene seis municipios: El Higo, Ozuluama, Pueblo Viejo, Tampico Alto, Tempoal y el mismo Pánuco. Bien, todos los sufragios que se depositen en cada uno de esos municipios serán concentrados en Pánuco para que se cuenten ahí. Si votaste en Tempoal tendrás que esperar a que tu voto llegue a Pánuco y lo cuenten para que sepas el resultado.

¿Te imaginas la rebambaramba que se va a armar, lector?

Imagínate la de broncas que habrá en los municipios de la sierra. Si hay ochenta o más casillas, serán ochenta o más los viajes que tendrán que hacer los encargados de llevar las boletas a los Consejos Electorales Distritales.

El peregrino argumento de que las reformas se hacen para ahorrar dinero es una burda falacia. Porque no es un ahorro lo que se pretende sino un fraude avalado por el Congreso.

Por principio de cuentas no alcanzarán las patrullas de ningún municipio para hacer tanto viaje, por lo que se necesitará de otro tipo de vehículos susceptibles a que se altere la votación en el camino.

Y eso nomás para empezar.

En conferencia de prensa ofrecida el martes anterior y al tocar el tema, el dirigente estatal del PRI, Marlon Ramírez Marín, dijo que ante el temor de perder en las elecciones intermedias, Morena prepara las condiciones jurídicas para robarse la elección.

“Pretenden modificar el marco legal a modo, manipular el conteo de votos; buscan evitar la revocación de mandato, la desaparición de los consejos municipales que hoy (el martes) estamos controvirtiendo. En este momento el jefe jurídico del PRI se encuentra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que le reciban nuestra acción de inconstitucionalidad”.

Agregó que estas reformas que en fecha reciente fueron aprobadas en Veracruz, tienen objetivos más ambiciosos que el simple “ahorro” en el pago de prerrogativas a los partidos políticos, pues pretenden controlar el manejo de los cómputos electorales y modificar los medios de impugnación.

Pero dijo que no se van a quedar callados ante lo que están haciendo los morenos. “Mientras no terminen de despedazar las leyes y la Constitución, tenemos derechos que nos asisten y tenemos que hacerlos valer ante los tribunales. Acudiremos a ellos y a la protesta pública para que entiendan su responsabilidad y que lo que ganaron fue una elección, no una revolución”.

Si la SCJN no echa para abajo este mega fraude disfrazado de reforma constitucional, que nadie se diga sorprendido si un día después de las elecciones del 2021 se sueltan los demonios y suceden cosas graves, pero mucho más graves que simples manifestaciones de inconformidad o descontento.

[email protected]