Durante su comparecencia en el Congreso local como parte de la Glosa del Primer Informe, el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, dijo que no hay improvisados o ineficaces en el gobierno y Veracruz está mejor que antes.

Y no pasó nada.

“Hoy se viven mejores condiciones de seguridad porque al fin se procura justicia para todas y todos” manifestó el funcionario. Es decir, desde su óptica, los más de mil asesinados, los feminicidios y secuestros en esta administración le dan a Veracruz el toque de seguridad que le faltaba.

¿Que se procura justicia para todos? Sería bueno que le pregunte a las madres, esposas y hermanas de los desaparecidos, nomás para ver qué le contestan.

“Quien crea que en el gobierno de Veracruz hay improvisación o ineficiencia, desconoce la capacidad, dedicación y experiencia de miles de servidores públicos, mujeres y hombres comprometidos que dan rumbo a un gobierno eminentemente humano”, dijo don Eric.

Nadie duda del trabajo responsable que realizan los miles de servidores públicos. La bronca está en el desatino, improvisación e ineficiencia de quienes ocupan la punta del organigrama estatal, y Eric Cisneros es uno de ellos.

“Por primera vez el gobierno del estado ha instituido el programa especial para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y la estrategia ‘Cero tolerancia a la violencia contra las mujeres y las niñas en Veracruz’. No queremos más mujeres violentadas, y seguiremos trabajando sin descanso para cambiar esta situación”, agregó.

Si existe este programa es puro blof y puro taco de lengua. Doscientos feminicidios en lo que va del año y un primer lugar nacional en ese renglón, dan cuenta de que el famoso programa ha servido para maldita la cosa.
Y por ahí se fue el señor secretario, hablando de vaguedades sin aportar datos duros. Y para no perder la costumbre le echó la culpa de todo al de atrás.

Uno pensaría que ante tanta desvergüenza en la comparecencia se dejarían oír con fuerza las voces discordantes, pero no. Todo fue sobre terciopelo para Cisneros Burgos.

Los diputados de Morena que son mayoría en el Congreso, de plano se pusieron a sus pies: “Con el liderazgo del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, así como del Secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, Veracruz ha recuperado el orden y la paz democrática en cada esfera de la vida pública”, dijeron.

¿Y la serie de preguntas y respuestas? Fue coser y cantar para el funcionario.

Va un ejemplo. Más que cuestionarlo, la diputada por el distrito de Martínez de la Torre Adriana Esther Martínez, agradeció la atención del gobierno de Veracruz para recuperar la tranquilidad y paz pública en su distrito “al combatir con eficacia la inseguridad que dejaron anteriores administraciones”.

¿Cómo puede hablar así cuando Martínez de la Torre se ha convertido en un infierno por tanto asesinato y feminicidio en los últimos meses? Uno de los focos violentamente rojos en la entidad es Martínez de la Torre ¿acaso no lo sabe la señora?

¿Cómo puede decir el propio Eric que la entidad está mejor que antes cuando este primer año de Cuitláhuac García se considera el más violento en la historia de Veracruz?

¿Por qué dijo eso y no pasó nada?

Porque también hay indolencia en la ciudadanía que se dedica a rumiar su mala suerte en corrillos con los vecinos o en el antro con los cuates, pero es incapaz de organizarse para exigir mejores gobiernos y gobernantes.

La dejadez y apatía de los veracruzanos, combinadas con el discurso fantasioso del encargado de la seguridad interna, tienen a Veracruz sumido en el hoyo negro de la violencia. Esa es la verdad.

Al salir de la comparecencia un amigo me confió: “Al ver el cinismo con el que mienten los políticos y la actitud de mis paisanos a los que la apatía y desidia les están ganando la partida, me dan ganas de gritar ¡Despierta Veracruz; reacciona carajo!, pero todo se queda en las puras ganas”.

Lo dicho, pinche indolencia.

[email protected]